Bolivia / Argentina

Casazola, Matilde

leave a comment »

(1943) Nació en Sucre. Poeta, compositora e intérprete en canto y guitarra. Por medio de la música ha difundido sus textos en América y Europa. Sus versos hablan en tono de protesta sobre diversos temas. Entre sus libros publicados se encuentran: Los ojos abiertos (1967, Universidad Mayor de San Andrés), Los cuerpos (1976, Editoras e Impresas Unidas), El espejo del Ángel (1981, Carpeta de poesía, edición particular), Los racimos (1985, Universidad Mayor de San Andrés), (1986, Edición particular), Y siguen los caminos (1990, Imprenta Universitaria), Estampas, meditaciones, cánticos (1990, Universidad Mayor de San Andrés), Tierra de estatuas desteñidas (1992, Ediciones gráficas), Poesía y naturaleza (1993, Instituto Cultural Boliviano Alemán), A veces, un poco de sol (1994, Ediciones gráficas), La noche abrupta (1996, Universidad Mayor de San Andrés), Obra poética (1996, Imprenta judicial), Este amor que enmudeció la garganta de las aves (1999, Ediciones gráficas), La carne de los sueños (2004, Editorial La Hoguera), Las catedrales subterráneas (2008, Editorial Gente Común); y varias composiciones inéditas.

Obra musical publicada: Una revelación (La Paz, 1976); De regreso (Cochabamba, 1984); Cuatro Estancias poético-musicales (La Paz, 1988); Matilde Casazola (La Paz, 1991); El rincón de los poetas (Sucre, 1995); Canciones del corazón para la vida (La Paz, 1998); Matilde Casazola (La Paz, 2002); Te llamabas Sonrisa (La Paz, 2003); Matilde de Siempre (La Paz, 2004); Canciones del Corazón para la Vida (2007), Y tú, la estrella (Sucre 2007).

Poema 15 

¡Ay Tata! ¡cómo
nos has engañado!
como a un pez, nos has hecho
tragar el bocado.

Diciendo, diciendo
hasta aquí nos has traído.
Miro en el espejo
mi rostro envejecido.

¡Ay Tata! así has hecho
con toditos lo mismo:
prometernos un cielo
para cruzar el abismo.

Mirá mirá diciendo
aquel cerro tan lindo,
nos has hecho aguantar
asperezas del camino.

-Ya estamos para llegar;
no más falta una nadita.-
Entre pedir y protestar
nos has hecho cumplir la cita.

¡Ay Tata! creo que estás viejo;
no escuchas bien las demandas.
O será que te haces el loco,
que en otras esferas andas.

Mira que con los pies sangrantes
me he venido hasta aquí.
No tengo la alegría de antes
ni el impulso de vivir.

Es que te gusta cargar con estos fardos
miserables y crujientes
que te cantan sus salmos
entre un castañetear de dientes?

A estas alturas de mi vida,
ya no sé lo que valen las cosas:
si por el color de afuera
o por su fondo, misteriosas.

Pero aún así a tu madero
me abrazo, qué otra cosa he de hacer
y miro temblando el lucero
Tata, del amanecer.

(La llegada)

About these ads

Written by Laura Raquel

09/10/2009 a 11:51

Publicado en autores

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

%d personas les gusta esto: